En la arena, por favor, solo deja tu huella ¡Recoge tus residuos!
La consejera de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Eivissa, Montserrat García Cuenca, nos ha recién informado que alrededor de 8 toneladas de residuos plásticos llegan cada año a nuestras playas, muchos de los cuales son dejados por turistas y residentes.

El 27 de junio, en la hermosa playa de Talamanca, nos reunimos con la Concejalía de Medio Ambiente y los representantes de Valoriza, la empresa encargada de la limpieza de nuestras costas. Ellos estaban lanzando una campaña para concienciar tanto a lo turistas como a los vecinos de lo importante que es hacerse responsable de nuestros propios residuos. Esta es una convocatoria para que todo el mundo simplemente lleve a su casa lo que trae a la playa (o mejor aún, lleve a casa más de lo que traiga a la playa) y se deshaga de ello correctamente, utilizando los contenedores de reciclaje proporcionados en las playas como Talamanca , Ses Figueretas y Playa D'en Bossa.

También descubrimos que Talamanca ha logrado el certificado ISO14001, que son los estándares de gestión ambiental y esperamos que otras playas sigan con ello. La campaña pretende recordar a todos que sean respetuosos con el medio ambiente en cada momento, y aún más en sus vacaciones.

Durante el verano de 2017, la campaña también contará con la provisión de 9000 ceniceros de papel reciclado, que serán distribuidos por los socorristas y los concesionarios en las tres principales playas de la ciudad de Eivissa.

En este sentido, cabe mencionar el proyecto artístico y sostenible "Ibiza Loves La Playa": un proyecto sin ánimo de lucro que nace cuando dos amigas artistas deciden hacer una donación de los beneficios obtenidos por sus trabajos. La primera es una artista ibicenca, Vanesa de Moutas, que crea fondos marinos multicolores, y la segunda, Liz Kueneke, una artista multidisciplinar norteamericana y afincada en la isla. La idea surge cuando tienen lugar a la vez la exposición "Underwater" y la edición del cuento infantil "Hola Pepita", obras profundamente conectadas a la naturaleza de Ibiza. En este momento crucial de concienciación sobre el ecosistema local, les pareció que podían dar un paso más allá con la idea de la donación, creando ellas mismas un sistema para combatir el problema de las colillas en la playa: Un cenicero 100% orgánico, para llevar en el bolso y que se puede clavar en la arena de la playa. Elaborados en arcilla y corcho de forma artesanal junto al alfarero local Adrià de Sa Teulera, y sobre los que uno a uno ellas escriben con cariño, "IBIZA LOVES LA PLAYA". Ahora están promoviendo su uso y buscando tanto puntos de venta como usuarios. Desde este artículo, invitan a los lectores a visitar su página de Facebook "Ibiza Loves La Playa" para quien quiera seguir los avances de este proyecto o ponerse en contacto con ellas y hacer su pedido. Os animamos a hacerlo.

A medida que la situación del 'turismo inconsciente' en Ibiza se vuelve cada vez más crítica, esperamos realmente que estas nuevas iniciativas se complementen con un esfuerzo general para ayudar a crear una industria turística mucho más sostenible, uniéndose al interés de todos los que aman este mágico destino .

 
VOLVER